En un templo colmado de fieles, la Iglesia de Mendoza vivió con mucha alegría su Fiesta Diocesana

 

.







La Fiesta Diocesana, como ya viene ocurriendo desde hace algunos años, tuvo su “Momento Joven”, su “Momento de Animación” y la “Celebración Eucarística”.


Momento de Animación

Con la llegada de los jóvenes que peregrinaron desde el Camping de Villa Maristas hasta el Santuario N. S. de Lourdes de El Challao se dio inicio a la animación. Para la misma se solicitó la participación especial del grupo Misericordia Joven del Departamento de Rivadavia, quienes aceptaron gustosamente participar, por primera vez, de este evento eclesial. Primeramente ingresó la imagen peregrina de la Virgen del Rosario, acompañada por la “Tonada a la Virgen del Rosario” en una adaptación juvenil que realizó el grupo especialmente para esta ocasión. Inmediatamente después, ocho personas, representando a los ocho decanatos de nuestra Arquidiócesis, dejaron una ofrenda floral a los pies de la Virgen, como signo de entrega de toda la Iglesia de Mendoza en sus manos.

Este momento constó de 3 partes, íntimamente ligadas al lema de la Fiesta Diocesana: “Con María del Rosario, cuidamos la Vida, la Familia y los Jóvenes”. Así, miembros de la Pastoral de la Vida, de la Pastoral Familiar y de la Pastoral Juventud intervinieron en tres momentos con mensajes en torno a la situación actual de estas realidades, peticiones a la Virgen del Rosario y concluyendo con el rezo de un Ave María. En medio de cada exposición de estas pastorales, el grupo Misericordia Joven interpretaba cantos de animación relacionados con estos temas, que animaron y entusiasmaron a todos los presentes, en especial a los jóvenes, que no dudaron en sumarse con su alegría.

Instantes previos a la Santa Misa, el Arzobispo de Mendoza entregó un especial reconocimiento a la labor realizada por la Prof. Juanita Guevara al frente del Coro Diocesano “San Juan Pablo II”, que luego tuvo a cargo los cantos de la Santa Misa.


Celebración Eucarística

La Santa Eucaristía inició cerca de las 16:20hs., ante un templo colmado de fieles laicos y consagrados, sacerdotes, diáconos, seminaristas y monaguillos. Mons. Colombo presidió la misa acompañado en el presbiterio por el obispo auxiliar, Mons. Mazzitelli y los 8 decanos de la Arquidiócesis que concelebraron a su lado.

En su homilía, Mons. Marcelo Colombo desarrolló los temas presentes en el lema de la Fiesta, que ya habían sido mencionados como prioritarios en la Carta Pastoral de inicio de año.

Como gesto nuevo, por primera vez en una Fiesta Diocesana, el Arzobispo cambió el rosario que traía la imagen de la Virgen del Rosario, por uno nuevo realizado por las monjas dominicas de clausura, expresando la entrega de la Vida, la Familia y los Jóvenes de Mendoza en manos de la Patrona, a través del Pastor de este rebaño mendocino.

Luego de la bendición final del prelado, se despidió con júbilo la imagen de la Virgen del Rosario.

Notas relacionadas:
- Homilía de Mons. Marcelo Colombo en la Fiesta Diocesana 2018
- Fiesta Diocesana: gozo y cantos marianos cerca de las montañas
- Jóvenes de los ocho decanatos de Mendoza se sumaron para celebrar a la Virgen del Rosario
- Ver todas las Fotos de la Fiesta Diocesana 2018 (solicitá unirte a nuestro grupo de Facebook)